Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Los saris son el color de la India 50 (2011). El fuerte de Bikaner II


 

Desde el primer patio donde nos agruparon para después abandonarnos a nuestra suerte accedimos a un segundo espacio cuadrado en tres alturas. La intermedia estaba abierta, mientras que la superior estaba cubierta por hermosas celosías o jalis. Para que las mujeres vieran sin ser vistas ya que vivían en purdah, en reclusión, sin que pudieran acceder a esa zona los hombres, excepto el príncipe. Un pequeño cañón ocupaba el centro. El tercer patio correspondía con el lugar para las audiencias públicas. Supusimos que el templete de mármol blanco en medio de un estanque de agua verde acogió algún tiempo atrás al príncipe.

A la izquierda, penetramos en un rico salón. El único mueble era un trono rojo. Del artesonado bajaba una tela del mismo color que al accionarse abanicaba al príncipe y a los visitantes cualificados que recibía en el Diwan-i Khas, la sala de audiencias privadas. Hermosas columnas con arcos lobulados aportaban elegancia. El techo de la galería entre los arcos y las ventanas, de diseño geométrico, relucía.

-El loto es el gran elemento simbolista de los budistas e hinduistas -comentó mi tío-. Las flores flotando sobre la tranquila y oscura superficie del lago, los pétalos que se abren con los rayos del amanecer y que se vuelven a cerrar con el ocaso, las raíces que se ocultan en el cieno, simulan los símbolos de la creación, la divina pureza y belleza, de la evolución o el despliegue del cosmos desde el caos, sostenido en equilibrio por el éter cósmico.

0 comentarios:

Publicar un comentario