Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Los saris son el color de la India 11 (2011). Jama Masjid I.


 

Giramos a la izquierda y nos introdujimos en Chadni Chowk, el bazar más famoso de la ciudad. Estaba en ebullición y avanzar hasta la escalera de la Jama Masjid (masjid significa mezquita) parecía imposible. Autocares y turismos que descargaban visitantes se mezclaban con carros, motos, bicicletas y hordas de personas de los mundos occidental y oriental.

Los vendedores y los guías se aprestaban a devorar a sus presas, los turistas, con una agresividad que no me imaginaba. Sin violencia, por supuesto, pero con una decisión invasora, como si fueran restos de los ejércitos de Sha Jahan que después de construir la mezquita más grande de la India se dispusieran a conquistar a esos turistas atontados por el calor húmedo. Eran inasequibles al fracaso: cerraban el paso, hablaban en cien idiomas para convencerte, te incrustaban en los ojos los recuerdos, aseguraban protección contra los pelmazos, como si ellos no lo fueran. Me puse la mochila por delante, miré al frente con decisión y los ignoré mientras mi tío avanzaba y les hacía un gesto de que no necesitaba nada, acompañado de la unión de manos en namasté, el saludo tradicional. Me recordaba a un político en campaña dándose un baño de multitudes. Sus electores eran ese colectivo de buscavidas que al quedar rezagados me los tragaba yo, que iba un par de pasos detrás. La subida de la escalera tuvo algo de epopeya. No creo que se una a los pasajes del Mahabharata.

Rodeados de moscones nos descalzamos y durante un instante disfrutamos de la vista del mercado y del barrio circundante. La desidia y la pobreza no eran suficientes para no admirar esa parte de Delhi, muy auténtica.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario