Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 81 (2014). Final.


 

Un instante no tiene tiempo alguno; el tiempo está constituido por el movimiento del instante, y los instantes son los límites del tiempo, decía Leonardo.

La sensación de intemporalidad la vivimos en la espera de la cena en una típica trattoría de la calle San Gallo, vía de entrada y salida entre el hotel y la ciudad. Los instantes narrados han corrido casi hasta el final. Un nuevo paseo bajo las estrellas ha intentado alejar lo que es irremisible: el regreso.

El chianti nos despega la lengua, la comida nos reconforta, nuestros pies están al borde del colapso y nuestros espíritus arrojan el instante al futuro para prometernos volver a la ciudad, a la Toscana, a Italia.

Eterna Italia.

0 comentarios:

Publicar un comentario