Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 77 (2014). San Marcos y Fra Angélico.

 


Imagen con licencia Creative Commons. Referencia: Wikipedia.

Cerca del hotel, San Marcos nos ruega que lo visitemos. Para nuestra decepción, el horario es de mañana nos priva de los claustros y las celdas. Habrá que conformarse con la iglesia, aunque será suficiente para encontrarnos con sus personajes más emblemáticos.

Al entrar, a la derecha, una Anunciación de Fra Angélico, que realmente se llamaba Fra Giovanni da Fiésole. Esta era su comunidad y a ella consagró oraciones y arte. Fra Angélico y su escuela sacaron de la vulgaridad las celdas de los frailes con sus afamados frescos. Orar fue más fácil y más inspirador. Una parte importante de su obra se encuentra en el museo.

Esbozamos una sonrisa: a ambos nos viene a la memoria la Anunciación del Prado, luminosa, ferviente, mística.

Uno de sus ilustres visitantes y benefactores fue Cosme el Viejo, quien acababa de regresar del exilio, de tan solo un año, al provocarse una fuga de capitales tan violenta que hubo de rescindirse la pena. Encargó a Michelozzo la remodelación de San Marcos, su lugar de retiro para encontrar la paz que no hallaba en la tremenda vida pública florentina. La biblioteca, donde trabajaron muchos de los intelectuales de la época, es una obra maestra.

0 comentarios:

Publicar un comentario