Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 75 (2014). Santa Croce: capillas y claustros

 


Nada hubiera podido hacer sin el apoyo de la familia Peruzzi, sus mecenas, ricos banqueros que financiaron los frescos de su capilla. La familia fue a la ruina cuando Enrique III de Inglaterra dejó de pagar los intereses de sus préstamos. La profundidad y la perspectiva quedaron reflejadas en la representación de la vida de San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

En la capilla Bardi, refleja Giotto escenas de la vida de San Francisco. El Renacimiento es incipiente, se nota un cambio en la expresión medieval, los rostros son reales, las composiciones más perfectas.



La cabecera se completa con otras capillas interesantes: Velluti, Calderini, Guigni, Spinelli, Benci, Ricasoli, Pulci…

Los estragos causados por la inundación de 1966 se reflejan en algunas obras. La Última Cena de Vasari quedó casi destruida. Un paciente proceso de restauración la ha devuelto a la vida. Lo único bueno de aquel desastre es que afloró los restos de la antigua iglesia.



En los dos claustros se articulaba la vida religiosa. Al primer claustro, de arcos armoniosos y con la galería de los sepulcros, se asoma la capilla Pazzi, la de aquellos que conjuraron contra los Medici. Tanto el claustro como la capilla son obra de Brunelleschi, quien aportó líneas puras.

En el segundo claustro se ha instalado el museo, que habrá de esperar otra visita.



0 comentarios:

Publicar un comentario