Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 71 (2014). El más puro estilo renacentista. El palacio Strozzi.

 


Nuevamente un descanso. Elegimos una terraza frente al palacio Strozzi. La camarera nos habla en español. Dos mesas más están ocupadas por ejecutivos que negocian fuera del ambiente de sus oficinas.

La plaza es tranquila. No es zona tan habitual de turistas. Lo que merece mucho la pena es el palacio, convertido en museo de arte moderno. Nos hemos asomado antes a su patio, con una acogedora cafetería donde los jóvenes charlan. Los nuevos ricos del siglo XV querían exhibir poder y dinero y se construyeron fastuosos palacios. Entre 1450 y 1470, según Isaacson, se construyeron una treintena en la ciudad. Gran legado.

Dicen que es el edificio más típicamente renacentista toscano. Las tres plantas de la fachada lucen igual importancia, algo que no hemos observado habitualmente. Los Strozzi, mercaderes y banqueros a los que hemos conocido en sus capillas de Santa María Novella, opuestos a los Medici y sometidos al exilio en 1434, contaron con un modelo de Sangallo. Vasari adjudicó el proyecto a Benedetto da Maiano, el arquitecto favorito de Lorenzo el Magnífico. Lo continuó Simone del Pollaiolo, Il Cronaca. Ocupó el lugar de quince edificios y llevó a la bancarrota a los herederos de su promotor, Filippo Strozzi.

Los muros almohadillados, las ventanas de columnas geminadas, la redondez de los arcos, los portones de acceso, conforman una maravilla renacentista.

0 comentarios:

Publicar un comentario