Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 70 (2014). Estancias de León X, los Elementos, Leonor de Toledo y otras.


 

Al otro lado del gran salón, las estancias de Cosme el Viejo, Lorenzo el Magnífico y de su hijo, quien llegó a ser el papa León X. Todo está repleto de representaciones gloriosas en techos y paredes.

En el segundo piso, las estancias de los Elementos, a un lado, y las de Leonor de Toledo, al otro. En las de los Elementos se suceden los dioses griegos. Por las de Leonor alcanzamos las estancias de los priores o magistrados, su capilla, la amplia sala de audiencias, la sala de las lilas, la vieja cancillería, la sala de mapas. Una gran esfera domina ésta y nos entretenemos con los mapas de las distintas zonas del Mediterráneo. A finales del siglo XIV su poder en la zona oriental les permitió desplazar a los catalanes de los ducados de Atenas y Neopatria. Ludovico Aliotti da Prato fue nombrado primer arzobispo florentino de Atenas en 1392. La familia florentina de los Accaiaiuoli dominó Atenas hasta que el empuje de los turcos les obligó a abandonarla. Neri Accaiaiuoli fue dos veces duque de Atenas entre 1435-39 y 1441-51.



La vista sobre la plaza es estupenda. Nos disponemos a coronar nuestra tercera altura, la torre de la Signoria, la torre de Arnolfo, por Arnolfo di Cambio, que participó en la construcción y diseño del edificio. Esta subida es más sencilla, menos selectiva. Nos acerca más al otro lado del río, nos ofrece la catedral en plenitud.

Abajo nos recibe una pequeña manifestación de gentes con afiladas narices postizas, imitando a Pinocho, personaje toscano. “Renzi non siamo su scherzia parte!”, reza una de las pancartas contra el primer ministro. “Non siamo i polli di Renzi”. Recordamos a Maquiavelo: “Por tanto, un príncipe no se ha de preocupar de tener fama de cruel, si mantiene a sus súbditos unidos y leales, porque, con poquísimos escarmientos, será más compasivo que aquellos quienes queriéndolo ser demasiado dejan que se produzcan desórdenes”.

0 comentarios:

Publicar un comentario