Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 56 (2014). Santa María Novella.

 


Buscando la entrada observamos unos hermosos arcos bicolores de inspiración oriental. Sus muros están repletos de escudos. Al otro lado se encuentra el cementerio viejo, marcado por la verticalidad de los cipreses.

La fachada, la más antigua de las originales de las grandes iglesias de Florencia, es muy hermosa. El hecho de que la parte inferior sea gótica y la superior renacentista, con diseño de León Bautista Alberti, no impide una armonía singular. La combinación de mármol blanco con otras tonalidades y la decoración geométrica y sencilla sigue fascinándonos.



El nombre de Alberti se vincula con el de Giovanni Rucellai, un mercader y banquero que se codeaba con los Medici. La fachada del palacio Rucellai también fue diseñada por el mismo arquitecto. Las familias ricas tenían por costumbre nombrar un arquitecto de confianza. Ese arquitecto de su devoción era el encargado de diseñar una capilla que ayudara a recordar a la familia benefactora. El claustrillo de la muerte es la capilla funeraria de los Rucellai.

Las lápidas quedan adosadas a los muros. Una columna despliega sus arcos como una palmera que se soltara la melena de sus ramas. En las bóvedas aún pervive el cielo estrellado. Peor suerte han corrido los frescos de los muros. Algún fragmento se ha salvado y lo han trasladado a otras salas. Debió ser hermoso.



0 comentarios:

Publicar un comentario