Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 51 (2014). A la luz del atardecer. La plaza de Miguel Ángel.

 


La luz que precede al ocaso es suave y en contacto con las fachadas que dan al río motiva una elevación del ánimo. Es un paisaje urbano, sin sofisticaciones, de casas sencillas, torres de iglesias que sobresalen, fachadas que se repiten difuminadas sobre el espejo del Arno. Es un espejo transitado por las aguas, que tratan de llevarse esas imágenes difusas. Ya lo decía Leonardo, “la atmósfera está adaptada para recoger instantáneamente y exponer toda imagen y semejanza de cualquier cuerpo”.

Caminamos sin apenas gente. La música de las aguas es el único acompañamiento. El atardecer se esfuerza por satisfacernos. Y lo consigue.

Avanzamos con cierta ansiedad por alcanzar el privilegiado mirador que es la plaza de Miguel Ángel, que multiplica su valor al concluir el día y acercarse la puesta de sol. El atardecer sobre el río enamora al caminante.

Porta San Miniato nos permite atravesar las murallas, que suben por la montaña, que obliga a las callejuelas a juntarse. Se inicia la cuesta, un viacrucis que purifica al que se dispone a disfrutar de las vistas. Con ritmo, con esfuerzo, contando las cruces y concentrados vamos ascendiendo.

En la plaza está el tercer David de Miguel Ángel. Mira hacia la ciudad y guardan su pedestal el día y la noche, el amanecer y el ocaso, las obras de las capillas Mediceas. La gente se agolpa cerca de la barandilla para observar en su totalidad la ciudad.

Florencia se ofrece en todo su esplendor: plana, compacta, artística. Quien no pueda visitar todos y cada uno de sus monumentos puede impregnarse de ellos en la distancia. Florencia es una ciudad saturada de genios.


0 comentarios:

Publicar un comentario