Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la vía Francigena 4 (2014). Tipología del pueblo toscano.


 

Todo pueblo de la Toscana que se precie, y que quiera beneficiarse de los flujos de dinero del turismo, debe de disponer de unos, llamémoslos así, servicios mínimos para ser homologado.

El primero es un Duomo, que traduciremos como catedral, aunque entran dudas sobre la existencia de tantos obispos en la zona que dispusieran de tantas cátedras donde aposentar sus reales. Esta iglesia mayor suele ir acompañada de otras también interesantes, aunque no tan ricas. El interior está indefectiblemente decorado con frescos de algún pintor de la escuela sienesa o florentina cuya biografía es escasa. Figuras ilustrísimas con una mano bendecida por el Espíritu Santo.

Siguiendo en el ámbito religioso, una parte de las esculturas originales de las fachadas de las iglesias, tallas y cuadros han sido trasladados a un museo de arte sacro. La pinacoteca local es opcional.

La plaza mayor, de estructura irregular, está presidida por el palacio municipal, palazzo Communale, del Podestà o como hayan tenido a bien denominarle. La sede municipal es el exponente de la pujanza de las ciudades libres entre los siglos XII y XIII. El palacio lo corona una alta torre, orgullosa, estilizada, la atalaya definitiva. El interior del palacio está también ricamente decorado con frescos de temática más mundana. Algunos mantienen parcialmente su actividad administrativa aunque son mayoritariamente museos. Más entradas a pagar por el viajero.

Buenos restaurantes con deliciosos manjares e interiores con encanto no pueden faltar. El buen vino de la campiña circundante está garantizado. El arte se debe completar con una buena comida, buen antipasto a base de fiambres locales, jugosas carnes, poco pescado. El emplazamiento en edificios históricos asegura que éstos no se vendrán abajo.

Las murallas son imprescindibles, que esta zona conflictiva de luchas entre familias o entre commune y facciones a favor del Papa o del Emperador necesitaba de sus defensas. Se han respetado bastante. Como los vestigios de antiguas torres donde los burgueses y comerciantes organizaban en vertical sus orgullos en trazados sinuosos propios del medievo. Sólo una pequeña parte de esas torres ha sobrevivido: disfrútalas.

Mejor que el pueblo esté en lo alto de una colina, meseta o altozano: las vistas serán más alucinantes. Bate el viento con moderada violencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario