Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la vía Francigena 17 (2014). Siena. De Porta Romana al centro histórico.


 

Porta Romana es imponente. Mis vagos recuerdos de hace treinta años no reflejan murallas. Los recuerdos son capaces de derribar muros sin que nos demos cuenta. El escudo de Cosme de Medici campea en el interior de la monumental puerta.

Via Roma, que cambia su nombre más adelante a via Pantaneto y via Banchi di Sotto, nos conduce al centro en un agradable paseo de un cuarto de hora. Es el primer exponente medieval, la primera estampa, la primera sucesión de palacios e iglesias. El Ospedale Psichiatrico San Nicolo nos da la bienvenida y, ligeramente en ascenso, la basílica dei Servi, con un atractivo ábside y una esbelta torre. Su interior, cómo no, acapara interesantes obras de pintores locales que esperamos poder disfrutar.



La loba capitolina campea por todas partes, subida a altas columnas, amamantando a Rómulo y Remo, los fundadores de Roma. Los hijos de Remo, Senio y Ascio, según la leyenda, fundaron Siena allá por el siglo VIII a. C. Huían de su tío Rómulo. Como colonia militar romana se denominó Sena Julia. Vamos, que el origen de su denominación fue romana.

-Saltamos hasta el siglo XII para encontrar su despegue económico y político. En ese momento se sacude el dominio de los obispos.

Tras la victoria de Montaperti sufre la excomunión del Papa y los mercaderes se van pasando al bando de los güelfos para defender sus intereses económicos. En 1269 será vencida la ciudad por su eterno enemigo, con el que no le cabe más remedio que aliarse. Sin embargo, ese revés marca el inicio de su época dorada. Y mucha culpa de ello la tuvo la instauración en 1287 del Consejo de los Nueve, que rigió la ciudad hasta 1355. El producto de su gobierno lo tenemos ante nuestros ojos: la plaza del Campo.



0 comentarios:

Publicar un comentario