Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la vía Francigena 15 (2014). El recuerdo de una victoria.

 


No sé por qué, tengo la impresión de que hemos pasado por el lugar de la batalla de Montaperti, la última alegría bélica de Siena frente a su potente contrincante del norte, Florencia. Murieron 15.000 combatientes, una cifra espeluznante para la época. El ejército de Florencia y la Confederación Güelfa estaba formado por 35.000 soldados. El de los gibelinos de Siena por 20.000.

La batalla tuvo lugar en los alrededores de la ciudad, sin que hayamos podido concretar más. No soy de los que buscan los lugares por acontecimientos pasados, aunque cuento con la ayuda de Carlos que me ha conducido a muchos campos de batalla, casas ilustres o ciudades marcadas por un acontecimiento histórico. Su ilusión contagiosa les ha dado otro significado.

Montados en el cinquecento, que tira un rato, buscamos la salida correcta, no la del campo de batalla, más bien la del hotel. El tráfico se ha multiplicado y los nudos de asfalto, tras un día por el campo, son un contraste demasiado rotundo.

Como en el caso de Pisa, otra de las potencias locales que hacía sombra a Florencia, la derrota precedió a la sumisión de Siena. En 1230 los florentinos habían arrojado asnos muertos y excrementos con sus catapultas por encima de las murallas. Con lo refinados que parecían. El 4 de septiembre de 1260 se concentraron los ejércitos. Siena contaba con el apoyo de un contingente de mercenarios alemanes enviados por el rey Manfredo de Sicilia. Dirigía las tropas un gibelino florentino exiliado, Farinata degli Uberti. Para Dante, un hereje.

La victoria se decantó del lado de Siena por una traición. Bocca degli Abati, partidario del Imperio, aunque combatiera del lado de los papistas, cortó la mano del portaestandarte florentino cuando vio la señal de contraataque de los sieneses. La confusión que creó hizo cundir el pánico y decantar la victoria del lado de Siena. Dante condenó a Bocca al noveno círculo del infierno por su traición. Habrá que repasar la Divina Comedia: muchos personajes de la región pululan por sus versos.

0 comentarios:

Publicar un comentario