Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la vía Francigena 11 (2014). Volterra II. El centro.


 

Abundan las iglesias en la Toscana y en la ciudad y la primera con que topamos es San Michelle, de fachada sencilla de arcos ciegos y la decoración bicolor a base de mármol blanco y negro. Se abren cuatro calles y la primera duda. Tomar hacia la derecha y bajar por via Guarnacci hacia Porta Florentina está descartado, que nuestro esfuerzo nos ha costado coronar. Hacemos el tramo de via dei Sarti hasta el palazzo Viti y el teatro Persio Flacco y giramos a la izquierda por via delle Prigioni. Asoma la torre del ayuntamiento. Nos asomamos a las tiendas. Piedra vista, muros bien conservados, buena señalización y carteles explicativos, que no hay que ser hostil con el sufrido visitante.

Piazza dei Priori es el centro de Volterra y la primera grata sorpresa, el primer regalo de la tarde. El regalo lo forman el palazzo dei Priori, el palazzo Pretorio y la torre del Porcelino, del jabalí que la adorna. Es un hermoso conjunto.



-Es el producto de aquella prosperidad de los siglos XII y XIII que no pudo arrebatarle la crisis provocada por la Peste Negra de 1348, que asoló Europa. Pero su debilidad la llevó a entregarse a Florencia en 1361. Los impuestos excesivos llevaron a la rebelión y al baño de sangre ejecutado por las tropas de Lorenzo de Medici en 1472, que saquearon la ciudad, y a su repetición, brutal, en 1530. Habría que preguntar a los actuales habitantes por sus sentimientos hacia los florentinos después de aquellos precedentes.

La Commune sustituyó al obispo en los altos designios del pueblo. En el centro de la plaza creció un olmo en torno al cual se reunían los magistrados municipales para tomar las decisiones que afectaban a una población floreciente. El triunfo del gobierno del pueblo sobre el religioso se materializó en el palazzo dei Priori, diseñado por el maestro Ricardo en 1.239, lo que le convierte en el más antiguo de la Toscana. En el pecho de su fachada luce como medallas los escudos de los magistrados florentinos y los adornos en terracota vidriada de Andrea della Robbia. Los leones son florentinos, de 1.472, cuando pasó a ser sede del Capitán de Justicia. El interior guarda en sus muros y salones excelentes frescos que habrán de esperar a otra ocasión.

0 comentarios:

Publicar un comentario