Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 70 (Camino Inglés). Entrando en Santiago.

 


Paró la lluvia. Pedimos una bolsa de basura para proteger la mochila de Jose y nos ayudó a envolverla uno de los parroquianos. Nos despedimos de nuestros compañeros de diluvio.

Fuimos a ritmo vivo para que los pies entraran en calor. No digo que se secaran, pero al menos dejaron de preocuparnos. Fuimos por la parte alta de la ciudad, por las afueras, por casas humildes, quizá Meixonfrío, donde hubo una venta en donde se refrescaban los peregrinos. Nos desentendimos de si estábamos cerca del monte do Gozo: nuestro objetivo era llegar lo antes posible. Recorrimos callejuelas desiertas, en descenso. En las cercanías de los edificios de la Xunta, que pude identificar de anteriores visitas a la ciudad, tuve la sensación de que habíamos optado por el buen camino, de que culminaríamos nuestro recorrido pronto. Un parque quedaba a la derecha, nos asomamos a los montes del horizonte, atisbamos la biblioteca pública y las torres de San Francisco. Alcanzamos y superamos al grupo con el que habíamos compartido bar durante el diluvio.

La calle que comunicaba San Francisco con la catedral nos devolvió una estampa conocida. Otras veces había sido el inicio de la visita a la ciudad.


0 comentarios:

Publicar un comentario