Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 66 (Camino Inglés). Acercándose a la magia del Camino.

 


Éramos unos privilegiados que avanzábamos por la magia desconocida, por la religiosidad asimilada de un territorio fabuloso. Aunque el Camino terminara en pocas horas no podíamos resistirnos a la transformación de nuestro ser. Nos lo advertía nuevamente Atienza:

Nos encontramos precisamente en el meollo –creo yo- de un testimonio ancestral todavía sin estudiar. Un testimonio de creencias y de conocimientos que vienen de tiempos totalmente desconocidos de la historia y que se convirtieron en origen y motivo de toda la personalidad gallega, y en principio activo y detonador de esa búsqueda de la identidad religiosa que se habría de convertir con los siglos, en la razón profunda y sincrética del Camino de Santiago.

Quizá era ese gusanillo que pululaba por nuestro interior, o la confraternización entre nosotros y para con los demás, o algo desconocido que se manifestaba de diversas formas imprecisas, aunque suficientemente perceptibles.

Este clima peculiar –escribió Sánchez Dragó-, este puré de celtas, plenilunios y procesiones de espectros, este coro de mouros, pestequeiros, vampiros y lobishomes, este nudo, este adobo de alta cocina esotérica tenía que dejar huella y carácter en la mentalidad religiosa del pueblo. No es cuestión de gnosticismos, herejías y supersticiones (aunque también sea todo eso), sino algo singular e irrepetible, una summa, éxtasis desalado, una argamasa que permite la trabazón de muchas devociones y teúrgias en un compacto, armónico y ambivalente cuerpo doctrinal. “Sólo en la distante y excéntrica Galicia –dirá Américo Castro- muy paganizada aún en tiempos de San Martín de Braga, luego priscilianista y después arriana”, podría fraguar el mito de Compostela, “caso muy significativo de sincretismo religioso”. Excéntrico, en su doble acepción, es efectivamente el adjetivo cabal para definir el fenómeno gallego.

Aún pienso que me queda una eternidad para entender todo este saber oculto que nos ofrece el Camino.

0 comentarios:

Publicar un comentario