Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandeia 60 (Camino Inglés). A orillas del Tambre.


 

Como en tardes anteriores, la siesta fue una etapa sagrada antes de salir a dar un paseo por Sigüeiro. No había monumentos que visitar, pero la población era agradable. Mientras terminaba de preparase Jose me entretuve viendo los diversos carteles y adornos de la habitación. Uno recogía un poema de Valle-Inclán:

Esta emoción es de la infancia

cuando el camino andamos

todo se disuelve en fragancia

de un peregrino andante.

Por los caminos de los desvalidos

el polvo quema sus llagas rojas

sus oraciones son congojas

van entre el polvo como las hojas

van por caminos de sementeras.

COMO CHOVE MUIDIÑO

COMO MUIDIÑO CHOVE

O PASAR PO LO CAMIÑO

O SEU PASO POR SIGÜEIRO.

Si don Ramón María se había fijado en esta población y la había incluido en un poema es que merecía un paseo.



Lo más reseñable de Sigüeiro era su puente medieval de los siglos XI, XII y XIV. El puente por el que habíamos entrado, también sobre el Tambre, era el Ponte Ulloa no Carboeiro. Nos acercamos siguiendo los indicadores del Camino y que al día siguiente conducirían nuestros pasos. El Tambre constituía uno de los límites naturales del antiguo Señorío de Santiago de Compostela regido por el obispo y, desde Gelmírez (siglo XII), por el arzobispo. El límite sur era el río Ulla, al este el Iso, afluente del anterior, y por el oeste el mar.

0 comentarios:

Publicar un comentario