Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 50 (Camino Inglés). Órdenes e Isabel Zendal.


 

El camino nos condujo por la amplitud de un campo de maíz enhiesto, a nuestra izquierda, y un bosque de eucaliptos a la derecha, tupido, nuevamente de árboles alineados, que impedían penetrar a la mirada. El lugar era geometría, figuras paralelas, matices de verde y marrón, verdor y pardo.

San Pedro de Ardemil pertenecía a Órdenes (Ordes, en gallego), a la que también pertenecía Leira (Santa María de Leira) donde estaba nuestro hotel y el destino de la jornada. Al borde del camino, su iglesia y cementerio, reiteración de aldea.

De Órdenes era Isabel Zendal Gómez, la enfermera que participó en la Real Expedición Filantrópica de la vacuna de la viruela, una gran hazaña en tiempos de Carlos IV que muchos de los españoles desconocíamos hasta que la recuperó del olvido el escritor Javier Moro en su libro A flor de piel. La expedición fue comandada por Francisco Xavier Balmis, con su ayudante Josep Salvany, pero la encargada de cuidar de los niños expósitos que sirvieron para transportar el virus, que se inoculaba en los que no habían pasado la enfermedad en un imaginativo sistema, era la enfermera Zendal. Sin ella hubiera sido un completo fracaso. A ella se debía una parte de la salvación de muchas vidas. Era curioso que el despliegue militar contra el coronavirus se denominara Operación Balmis.



Tras un tiempo de entrecruzarse el camino con la carretera alcanzamos el café bar Uzal. El bar no tenía nada de especial y quizá por ello nos observaban con curiosidad tres parroquianos apostados a la entrada tomando el fresco. Sin embargo, enfrente y al lado se desplegaban varias figuras ajenas al ambiente, como un peculiar museo al aire libre, empezando por un dinosaurio de cartón piedra sobre una plataforma con ruedas que no terminaba de zamparse a un muñeco que ya había perdido un brazo. Cerca, dos tractores totalmente oxidados, otro colgado de un arco también herrumbroso y varias figuras en piedra: una virgen, el Apóstol, una cabeza de caballo que parecía haberse escapado de un ajedrez gigante, unos campesinos, un hórreo, lápidas y alguna otra figura extraña.



0 comentarios:

Publicar un comentario