Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 18 (Camino Inglés). Las Irmandiñas.


 

Décadas después, nos encontraríamos con Nuño Freire, al que apodaban “El Malo”, excepción al buen hacer de los Andrade, y que representó el abuso de poder y provocó la protesta violenta de sus súbditos que no estaban acostumbrados a abusos y vejaciones. El causante de la rebelión Irmandiña estaba enterrado en el monasterio de Monfero, a una veintena de kilómetros de la villa.

Por aquella época, la estructura económica rural implicaba que los nobles y el clero se repartían las tierras y el campesinado la pobreza y el hambre. Las familias Andrade, Osorio, Moscoso, Sarmiento, Sotomayor y Ulloa dominaban el panorama. Pero, sin duda, Nuño Freire era el que trataba con mayor dureza a sus vasallos. En 1431, se desencadenó la primera revuelta Irmandiña, llevada a cabo por la Irmandade Fasquenlla formada por unos tres mil hombres al mando de Roi Xordo. Durante cinco años pusieron en jaque a la nobleza y tuvo que intervenir el poder real. Fueron derrotados, pero aquello dejó una profunda huella en Galicia.

Entre 1467 y 1469 tuvo lugar la segunda o Gran Guerra Irmandiña, dirigida por Alfonso Lanzós y Diego de Lemos. Estuvo integrada no sólo por campesinos, también por gentes de ciudad, miembros de la baja nobleza e hidalguía y humildes clérigos.

La nobleza se protegió en Castilla y Portugal. La represión de las revueltas corrió a cargo de Pedro Álvarez de Sotomayor. Una de sus consecuencias fue la actual escasez de castillos, muchos de ellos en bastante mal estado. Se destruyeron o dañaron unos 130 castillos La ruina de castillos facilitó el posterior sometimiento de la nobleza por parte de los Reyes Católicos, ya que habían apoyado a la Beltraneja. Sin embargo, las propiedades de la Iglesia apenas fueron atacadas.

El Asalto ao Castelo celebraba la memoria de aquellas revueltas.

Pocos años después, Fernando de Andrade (1477-1540) fue nombrado primer conde de Andrade. Tiempo después, los Andrade se incorporaron a la Casa de Alba. Más prestigio nobiliario imposible.

0 comentarios:

Publicar un comentario