Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 11 (Camino Inglés). Deseos de buen inicio.

 


Mi buen amigo Juan –-que con el avanzar del Camino pasaría también a serlo de mi sobrino Jose-- se preocupó de nosotros a lo largo de las jornadas de nuestro peregrinaje. Todas las mañanas, mientras se dirigía al trabajo y atravesaba El Retiro, en su particular camino madrileño, nos envíaba un mensaje de ánimo, como lo hiciera durante los tiempos más duros del confinamiento. En el primero, un mensaje de audio por whatsapp, se escuchaban sus pasos en los momentos posteriores al amanecer. Nunca le ha importado madrugar. Como nos decía, se le escuchaba excitado, como si él también iniciara el Camino con nosotros. Y, realmente, su espíritu siempre estuvo a nuestro lado, pendiente de nosotros. Incluso, esa noche, había dormido mal por esa excitación que se apodera de todo aquel con sensibilidad para un viaje transformador. De esa forma rememoraba su Camino, aunque, como él insistía, éste era nuestro Camino y nos deseaba todo lo mejor. Su manto protector nos acompañó todo el tiempo.

Y, para esos deseos de buen inicio, un hermoso texto del Papa Francisco, que Juan nos envió días después, y que era toda una declaración de principios:

Caminar es un arte, porque si caminamos siempre deprisa nos cansamos y no podemos llegar al final. Caminar es el arte de mirar al horizonte, pensar a dónde quiero ir, pero también soportar el cansancio del camino. En el arte de caminar lo que no importa no es caer, sino quedarse caídos. Levantarse pronto, inmediatamente, y seguir andando. Y esto es bello: esto es trabajar todos los días, esto es cambiar humanamente. Pero también es malo caminar solos, malo y aburrido. Caminar en comunidad con los amigos, con quienes nos quieren; esto nos ayuda a llegar a la meta: a la que queremos llegar.

La compañía, el esfuerzo, mirar al horizonte para que el horizonte te anime a avanzar, devorar el momento de cada paso: todo ello bullía en nuestras cabezas al despertar. Fuimos los primeros en despertar, casi escandalosamente tempraneros. Tanto que al bajar a dejar nuestro equipaje para los que lo trasladarían a nuestro siguiente hotel –a partir de las ocho, en cualquier momento podían recogerlo- no encontré a nadie del servicio. Nuestra encantadora recepcionista apareció un minuto después de bajar a desayunar.

Desayunamos sin prisa. La primera etapa era corta y nuestro espíritu aún no se había empapado del ambiente del peregrino. Como decía Juan G. Atienza, “el peregrinar es una marcha en busca de la propia identidad trascendente”. El cielo nos chantajeaba con su cariz gris, el sol había prorrogado su descanso y la animada terraza de la noche estaba desierta. La ría exhibía una sobria belleza.

0 comentarios:

Publicar un comentario