Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 152. Museo Hida no Sato II

 


La primera imagen era sublime. En torno a un lago, rodeado por el bosque y con las montañas de telón de fondo, habían agrupado varias casas típicas de diversos lugares y formas. La tarde había relajado el calor y había disminuido la fuerza del sol, lo que permitía unos colores más suaves. En ese lugar podríamos haber estado toda la tarde.

Como en otros lugares y museos, se pretendía que el visitante se integrara con la muestra, especialmente los chavales. Junto al lago podías utilizar las vestimentas de un auténtico campesino-la blusa, el sombrero cónico, la cesta a la espalda-y trajinar con un carro o una rudimentaria máquina. Más allá había juegos para los niños. Por supuesto, probamos con todo. Una pareja joven, quizá local, nos miraba desaprobatoriamente. Nos dio igual.

Los museos de casas típicas son siempre entretenidos. Contemplar una noria antigua o un cultivo de arroz en círculos es algo curioso para gentes de ciudad como nosotros. Si el entorno es hermoso y está bien cuidado, es normal que cause una excelente impresión.

Nos integramos en el bosque y fuimos visitando el interior de las casas. Los tejados a dos aguas de grueso techo vegetal eran la regla. En los interiores encontramos objetos cotidianos y explicaciones de la vida diaria. Los inviernos eran crudos.

Una característica común a todas estas casas tradicionales era que el alero del tejado sobresalía para proteger la casa de las inclemencias del tiempo. También para sumir a la misma en la oscuridad, esa sombra tan elogiada por los japoneses:

"A nosotros nos gusta esa claridad tenue,-escribió Tanizaki-hecha de luz exterior y de apariencia incierta, atrapada en la superficie de las paredes de color crepuscular y que conserva apenas un último resto de vida. Para nosotros, esa claridad sobre una pared, más bien esa penumbra, vale por todos los adornos del mundo y su visión no nos carga jamás".[1]



[1] El elogio de la sombra, de Junichiro Tanizaki.

0 comentarios:

Publicar un comentario