Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 177. Otros barrios tradicionales.

 


La diosa Benzaiten era la diosa de la sabiduría, las artes y el conocimiento. Era la única deidad femenina entre los siete Shichifukujin, o dioses de la Suerte. Los estudiantes se acercaban hasta aquí para pedir un aprobado en sus exámenes. La gente que la visitaba en aquel momento pedía buena fortuna. Cuidado porque tenía fama de celosa.

Pasado el zoo y buscando dónde comer, nos encontramos con un camino flanqueado de linternas de piedra que conducía al santuario Toshogu, dedicado al fundador de la dinastía de shogunes Tokugawa, Ieyasu, que se había cruzado con nosotros en el viaje en varias ocasiones. La pagoda de cinco pisos asomaba entre las copas de los árboles.

Atrás quedaba la posibilidad de visitar la calle Ameyoko y su animado mercado al aire libre con unos cuatrocientos puestos que eran muy populares a final de año.

En la zona cercana a la fuente y con el Museo Nacional de Tokio al fondo, habían instalado varias atracciones para los niños, que se podían deslizar en trineo por una pequeña pista de nieve o compartir diversiones con sus padres. El parque acogía a numerosas familias que lo estaban pasando francamente bien.

Continuamos por la zona de la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio, salimos del parque y nos sumergimos en Taito, un barrio tradicional de casas bajas y tranquilidad infinita. Se había salvado de la especulación y aún le quedaba un toque bohemio. Allí estaba la Rue des Arts o el museo de Caricaturas de Asakura. Estaba rodeado por las lápidas y las estelas del cementerio Yanaka, donde estaban enterrados muchos personajes importantes, según nos informaron.

0 comentarios:

Publicar un comentario