Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 168. Asakusa II.


 

Asakusa fue famoso en la época Edo por ser lugar de diversión y de libertinaje. Quedaba fuera de la ciudad y hasta allí se desplazaba la población a correrse una juerga. Aún mantenía un pequeño distrito de geishas.

Hasta la Segunda Guerra Mundial fue un hervidero de teatros y cines. Es el ambiente bohemio y canalla que describe magistralmente Kawabata en La pandilla de Asakusa y que corresponde con 1929-1930. Pero los bombardeos destruyeron la zona. Desapareció el Casino Folies, un teatro de revista sobre el Acuario, la Torre del Metro o la de los Doce Pisos. Una parte se recuperó manteniendo el estilo tradicional y la presión urbanística no acabó con sus casas bajas y encantadoras. Lo que no recuperó fue su animación. Hacia la izquierda quedaba el Asakusa Hana-Yashiki, el parque de atracciones más antiguo de Japón, una curiosidad entrañable. Nada que ver con el impresionante Tokyo Disney Resort.



Nuestros pasos nos habían conducido hasta el templo más antiguo de Tokio, Senso-ji, que se remontaba al siglo VII. Su fundación se asociaba a una hermosa leyenda. Dos hermanos, pescadores, llamados Hamanari y Takenari, recogieron en sus redes mientras faenaban una figura de Kannon, la diosa de la Misericordia, en el río Sumida. Aunque la arrojaron varias veces al agua, la estatua regresaba siempre a la barca. El gran señor de la zona, Hajinomatsuti, se interesó por ella y convenció a los hermanos para que se la cedieran. El noble remodeló su propia casa y la convirtió en un santuario. Los tres eran venerados como dioses en el santuario Asakusa, a un costado del templo. Sintoístas y budistas volvían a demostrar su perfecta armonía.

Como la figura fue encontrada el 17 de marzo, que correspondía al 17 de mayo solar, en ese mes se celebraba el Sanja Matsuri, un festival que congregaba a dos millones de personas. Kawabata relaciona en su libro los días de gracia de la diosa, en que una sola visita podía valer hasta 46.000 visitas, como ocurría los días 9 y 10 de julio.[1]



[1] La pandilla de Asakusa, página 161.

0 comentarios:

Publicar un comentario