Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 143. Cena con "Jackie Chan", el príncipe del sushi de las montañas.

 


Para cenar no fuimos lejos. En la calle, el movimiento era escaso. No tenía mucho sentido caminar hacia el barrio antiguo ya que en el nuestro abundaban los restaurantes. Elegimos el de Eiichi Araya.

Araya era un buen cocinero. Sus manos moldeaban con soltura las piezas de sushi de estupendo sabor. Además, era idéntico a Jackie Chan, como dos gotas de agua. Al parecido físico se unía su gracia y buen humor. Como el actor, su vena cómica levantaba risas continuas. También había tenido experiencia sobre los escenarios.

Se esforzaba por hablar en español. Para ello, recurría a unas fichas o chuletas que iba completando cada vez que intercambiábamos unas frases y alguna le resultaba útil o curiosa.

Cuando salieron los últimos clientes, una de las mujeres era de poderosos senos, con lo que, muy expresivo, formó con las manos unos pechos de mujer y dijo: pay pay (o eso entendimos). De ahí a preguntarnos el término en español hubo un suspiro. Jackie Chan era incapaz de pronunciar la palabra “tetas”. Con las repeticiones de unos y de otros, tetas por aquí y por allá, el descojone fue en aumento. Acabamos inmortalizando el momento en nuestras cámaras.

0 comentarios:

Publicar un comentario