Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 121. El mercado de Nishiki.

 


Nuestro último día en Kioto se inició con el mismo ritual de días anteriores aunque ligeramente más tarde. No dependíamos del tren. Además, nuestro primer destino estaba a pocos pasos del hotel.

La caligrafía y los productos esmeradamente presentados convertían una galería comercial en una galería de arte culinario. El mercado de Nishiki era un placer para la vista.


En la sucesión de tiendas del callejón cubierto imperaba el orden y la estética, sencilla y eficaz, como si siguiera los dictados de la filosofía zen. Daban ganas de comprar algún artículo y guardarlo como una pequeña joya del envoltorio.

Arturo mantenía que muchos de los alimentos que encontrabas perfectamente empaquetados en los mercados o supermercados eran fáciles de preparar, lo que permitía dedicar poco tiempo a la cocina o prepararla en una cocina pequeña y sin demasiados cacharros. Quizá era incómodo cocinar o no había tiempo para dedicarlo a esa actividad.

Nos ofrecieron un poco de té, una muestra de algún alimento, una degustación, todo ello con la omnipresente reverencia y sonrisa. El mercado seguía las mismas constantes de otros lugares. La vulgaridad estaba desterrada. El buen servicio abarcaba todas las facetas de la vida.



Los carteles de los productos o los de los precios estaban perfectamente alineados. Pura geometría.

Era agradable pasear y observar la cordial relación entre los tenderos y sus clientes, cómo preparaban el género, la limpieza de los lugares, el orden imperante. Nos saludaban con el orgullo de las cosas bien hechas.

Probamos unas brochetas, olisqueamos aquí y allá, observamos los colores atractivos de los alimentos, cómo preparaban la plancha o limpiaban los escaparates. Todo realizado con mimo, con cierta sacralidad. Reflejaba el carácter de éste pueblo.

0 comentarios:

Publicar un comentario