Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 104. Hiroshima II

 


El 6 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica sobre Hiroshima. Tres días después, una segunda sobre Nagasaki.

En Hiroshima murieron de forma inmediata 80.000 personas y otras 60.000 en los meses siguientes a consecuencia de las importantes lesiones sufridas. Unos 183.000 hibakusha o supervivientes siguen vivos. Su edad media es de 80 años.

El efecto fue la rendición. En el edicto imperial de la rendición se reseñaba esa circunstancia:

“El enemigo, además, ha comenzado a utilizar una nueva bomba sumamente cruel, cuya capacidad de daño es ciertamente incalculable, cobrándose la vida de muchos inocentes. De seguir luchando, no sólo se produciría el hundimiento definitivo y la aniquilación de la nación japonesa, sino que también se extinguiría completamente la civilización humana”.



La potencia de aquella primera bomba, según escribía el periódico ABC de la época, era dos mil veces superior a la bomba británica "revienta manzanas", de 10.000 kilos, la de mayor potencia hasta entonces. "En la declaración, remitida por la agencia EFE el día seis desde Washington, se subrayaba que la bomba atómica abría "una nueva etapa revolucionaria en la ciencia de destrucción". Parecían vanagloriarse de esa salvajada, cuando lo que debía abrir era un periodo de reflexión para que ello no volviera a repetirse.

La necesidad de arrojar esas bombas ha sido motivo de discusión y siempre quedará la duda de si esas 300.000 víctimas ahorraron otras muchas o fue una bravuconada que se hubiera podido evitar. Para Estados Unidos, que nunca se disculpó por esa matanza, ahorró muchas vidas americanas. La guerra se acortó y no hubo que conquistar cada palmo de tierra japonesa a unas tropas que estaban dispuestas a defender su territorio hasta la muerte y que consideraban la rendición un deshonor. Pero ya en aquellos momentos las negociaciones para la rendición estaban bastante avanzadas. Quizá marcaban el terreno para el nuevo enemigo, la URSS, y lanzaban un aviso para la posterior Guerra Fría.[1]



[1] Diario ABC de 4 y 6 de agosto de 2015.

0 comentarios:

Publicar un comentario