Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 93. Himeji, el castillo de la garza blanca

 


Hay destinos que exigen grandes sacrificios. En la vida del viajero se suelen traducir en un buen madrugón que le dejará marcado para esa jornada y las venideras. Pero los viajeros son fuertes e intrépidos y despertarse a las 6:15 es un reto a su nivel. Cierto rechazo se aprecia en el desayuno silencioso, en la preparación de la mochila, en los primeros movimientos.

En la calle apenas había movimiento. No hubo problemas para conseguir un taxi y plantarse en la estación y en los andenes del Shinkansen rumbo a Osaka y Himeji.

No presté demasiada atención al paisaje (mis compañeros dormían plácidamente), esencialmente urbano, al paso de Osaka y a lo que ofreció la hora de viaje. Escribí un rato, tomé unas notas, rechacé una cabezada profunda y antes de que pudiéramos darnos cuenta nos apeamos en Himeji acompañados de un buen grupo de turistas con el mismo itinerario que el nuestro y a los que nos encontramos varias veces en la jornada. La visita del castillo no defraudaría a nadie.

El castillo de la Garza Blanca, como se denominaba al castillo mejor conservado de Japón, se divisaba desde lejos. Una avenida amplia comunicaba la estación de tren con la fortaleza y le servía a modo de senda del homenaje. Nuestro desfile fue amenizado por varias esculturas sobre la acera, las tiendas y los edificios de una ciudad moderna. Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial la arrasaron mientras que el castillo apenas sufrió daños.

La ciudad había ocupado un lugar estratégico en la ruta hacia las provincias occidentales que había que proteger. Ya hubo un castillo en el siglo XIV pero hubo que esperar al siglo XVI y al proceso de unificación del país iniciado por Nobunaga, continuado por Hideyoshi y culminado por Ieyasu para la construcción definitiva.

Tras la conquista en 1.580 por Hideyoshi, éste mandó construir un fuerte pero fue Ieyasu, quien entregó la plaza a su yerno Ikeda Terumasa, el que comenzó la edificación que se observa en la actualidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario