Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 69. El Templo del Agua Pura V


Un cuento budista ilustraba la misericordia de la diosa. La madre de un muchacho estaba postrada en la cama y no podía caminar. El joven pensó que si se arrojaba desde la plataforma de madera de este templo, lo que implicaba una muerte segura, su madre recuperaría la salud. Así lo hizo y la madre volvió a andar. La diosa premió su devoción e intercedió para que no muriera el devoto muchacho.
Intentamos recuperar el espíritu y la mirada de Chieko, el personaje de Kawabata, a pesar de que no era primavera (el calor y la humedad eran intensos) y el atardecer era sustituido por las nubes que amenazaban lluvia. Observamos a quienes formulaban sus plegarias, depositaban sus donaciones, se acercaban a Kannon y cumplían con la dignidad pacientemente.

El camino trazado en la ladera continuaba hasta el Oku-no-in, el templo más íntimo y secreto, inaccesible por las obras y tapado con un plástico gris. Desde allí se apreciaba mejor el Hon-do y su estructura. Subimos a la zona norte.
Atravesamos el bosque, ascendimos hasta la pagoda que asomaba su cabeza sobre las copas de los árboles e iniciamos el descenso. En Otowa-no-taki, la cascada del sonido de las plumas, un bello nombre, cuyas aguas revitalizaban el cuerpo, se concentraba un grupo de gente que trataba de captar las aguas del torrente escondido con unas pértigas acabadas en cazos. Eran las aguas del torrente de la leyenda.

Se sucedían las imágenes en piedra desgastada que recordaban a los viajeros y a los niños fallecidos con sus ropajes rojos. Descansamos en un banco. Empezó a llover. Y se disolvió la marea humana.
La calle de las tiendas estaba más despejada. Acogía otros templos y santuarios más pequeños. Por la derecha, bajaban las calles hacia el barrio de Gion en una bonita estampa.
Nos sentamos a tomar una cerveza mientras arreciaba el diluvio.

0 comentarios:

Publicar un comentario