Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 80. El Templo Dorado II



El taxi nos dejó a la entrada. El templo estaba incrustado en Kitayama, la montaña del Norte, un lugar de gran belleza natural que siempre atrajo a las clases más poderosas de Kioto. El bosque dominaba todo el entorno. Hacia la cima, el verdor era uniforme. La carretera marcaba la divisoria con el mundo urbano.
“¡Es asombroso -escribió Watanabe- que en una gran ciudad como Kioto las hojas de los árboles tengan un color tan hermoso! Y no digamos los bosquecillos de pinos del palacio imperial de verano de Shugako-In, o los árboles de los grandes jardines de los viejos templos. No es menor la admiración que despiertan los sauces llorones de la calle Kiyomachi, los de la orilla del Takase, los de la Quinta Avenida, y los de de la orilla de Horikawa, en el populoso centro de la ciudad. Son auténticos sauces colgantes. Sus finas ramas, de un verde suave y delicado caen hasta el suelo. Igualmente delicados resultan los abetos rojos que cubren las suaves laderas del Kitayama, la montaña del Norte”.
La advertencia del escritor caló en nosotros, que aumentamos nuestra atención sobre los árboles del jardín. Porque en ellos se evidenciaba una parte importante de la belleza de Kioto.

La hacienda perteneció desde el siglo XIII a la familia Saionji hasta que el shogun se enamoró del lugar, lo compró y lo transformó en la villa en que recibía a los grandes personajes de la corte o donde se refugiaba para disfrutar al margen de sus obligaciones de gobierno. Estaba lo suficientemente alejado del centro de la ciudad como para relajarse y abstraerse pero también estaba cerca para regresar a sus obligaciones.
Cuando abdicó se retiró aquí, junto a los monjes zen a los que dejó en testamento el lugar. Los altos edificios a dos aguas que quedaban a nuestra derecha, tras pasar la entrada, eran las dependencias del templo Rokuon-ji, que fue el nombre que se otorgó a Yoshimitsu para el otro mundo, Rokuon-in-den. Los monjes eran de la secta zen Rinzai. No se podía acceder a ellas.

0 comentarios:

Publicar un comentario