Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 44. Yokohama. Chinatown.



Quizá el principal atractivo de la ciudad era Chinatown, que se desarrolló tras la apertura del puerto en 1859. Los comerciantes chinos olieron el negocio y no desaprovecharon la ocasión. El resultado era un barrio chino auténtico, el más grande de Japón y uno de los mayores de Asia. No obstante, el número de residentes chinos había disminuido a unos cuatro mil. Las actuales tensiones entre ambos países no contribuían a la expansión.
La entrada al barrio era evidente: un pailou o puerta ceremonial. Desde allí se desplegaba el colorido habitual de los barrios chinos, algo estridente aunque siempre animado. La sucesión de tiendas y restaurantes chinos era una gozada para la vista.
El templo Kanteibyo, dedicado al dios de la prosperidad y los buenos negocios, recibía la visita de un grupo de colegiales. Nos preguntábamos si serían chinos. Desde luego, eran ruidosos y divertidos. Ante su salón principal se respiraba más solemnidad. El humo del incienso era acariciante. Observamos esas pequeñas ceremonias cotidianas de los creyentes.

Tras un paseo por el barrio entramos en un pequeño restaurante donde una señora bastante mayor nos atendió con más cariño que conocimientos de inglés. Pero habiendo voluntad y hambre el resultado siempre era bueno. La comida china estaba deliciosa.
Según pudimos informarnos, muchos de los habitantes procedían de Guangzhou, de Cantón. Hubo un tiempo en que un ferry unía Yokohama con Shanghai y Hong Kong. El interés que mostraron los americanos al ofrecer su desigual tratado de amistad radicaba inicialmente en utilizar Japón como una escala entre California, que había pasado al dominio estadounidense, y China.
Las restricciones del gobierno japonés no permitieron que los residentes chinos en este barrio se movieran fuera de las áreas designadas hasta que en 1899 se produjo cierta apertura. La guerra sino-japonesa de 1937 supuso su decadencia y hubo que esperar a 1955 para su rehabilitación.

0 comentarios:

Publicar un comentario