Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Yo me quedo en casa 67. Grupos.



En los últimos tiempos, y mucho más desde el confinamiento, he asistido a batallas verbales cargadas de tanta intransigencia que han destruido amistades de muchos años.
La libertad de expresión es un magnífico derecho, una gran conquista constitucional, aunque últimamente se ha convertido en un arma arrojadiza que arrasa indiscriminadamente. Como ahora no podemos reunirnos, la furia se ha trasladado a Whatsapp o a las redes sociales. Y me recuerda aquello de “no te atreves a decírmelo a la cara”. Cierto, en presencia, es probable que no ocurriera o que ocurriera con otro desarrollo y quizá con la intervención apaciguadora de otros amigos.
Los grupos de Whatsapp pueden ser homogéneos y así despotricar todos en el mismo sentido sin herir susceptibilidades. No es lo habitual y la valentía en la expresión propia puede subir de tono y, de forma incluso inconsciente, nublar el juicio y sacar lo peor de cada casa. La lengua se dispara, en forma de toques sobre el teclado del móvil, y se genera ese zafarrancho mucho más rápido de lo que habíamos imaginado. Cuando te reincorporas al grupo se ha retirado el saludo más de uno.
En muchas ocasiones el motivo es político. Las posiciones se han polarizado de forma extrema. Esas posiciones se apoderan muchas veces de discursos ajenos y precocinados. Con las susceptibilidades a flor de piel, y la gota que hace rebosar el vaso, se forma la de San Quintín.
Hace unos días asistí a uno de esos rifirrafes entre dos personas que me consta que son amigas desde hace tiempo y lo son de corazón. Uno mandó un enlace donde se vertía una opinión que se podía alinear como opuesta a la labor del Gobierno. La otra se revolvió y mandó un mensaje que me dejó helado. También he de decir que propuso una solución muy adecuada. Ya que ese grupo era diverso, mejor no mandar contenidos políticos. En los días posteriores se llenó de mensajes de buena voluntad, de unidad, y de ya-falta-menos o de lo fantástico que va a ser el mundo tras el desconfinamiento. Estupendo, pero se notaba una tensión subyacente por la posibilidad de que alguien, sin mala voluntad, rompiera la tregua.
En ocasiones asistimos a mensajes de personas que parecen estar en posesión de la verdad. Para ellas, solo hay un discurso válido. Por supuesto, el suyo. Todo lo evaluarán mediante un doble rasero, siempre positivo para los suyos y negativo para los vecinos. Eso pone las bases para ir calentando el ambiente hasta que estalla. ¡Con el buen rollito que destilan los anuncios de la televisión!
Autocensurarse no es bueno. Tampoco dejarse llevar por los arrebatos. Hay que medir un poco las palabras y ponderar la función de reenvío de estos medios de comunicación modernos. Salirse del grupo es demasiado tajante. Bloquear en Facebook, también, aunque si no hay más remedio se hace. Porque en redes la variedad es mucho mayor y el desconocimiento de la posición del otro, inmenso. Y ahí la gente no se corta.
Me he ido protegiendo cada vez más. La gente lleva poco cuidado y le encanta demostrar que sus ideas están por encima de todo. ¡Vaya gallinero!

0 comentarios:

Publicar un comentario