Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 11. Mi precedente japonés.


Mi primera experiencia con japoneses fue allá por noviembre de 1988. Curiosamente, ocurrió en Grecia.
Una de las excursiones que había contratado desde Atenas era un pequeño crucero por las islas más cercanas, Poros, Hidra y Egina. La excursión salía de El Pireo.
El autobús que me había recogido en el hotel con otros turistas nos depositó en el muelle ante el imponente barco. Me entretuve un poco sacando unas fotos del puerto y del barco y después subí al mismo. Esta circunstancia fue la que me puso en contacto, sin quererlo, con los japoneses. Al subir asignaban una tarjeta con un color. El color establecía el orden de desembarco y el turno de comida. Cuando llegó el momento de almorzar, se fueron los que me acompañaban y me encontré solo. Me entretuve paseando por el barco hasta el momento de entrar al comedor.
Cuando entré, para mi sorpresa, estaba lleno de orientales. Busqué con la mirada por si encontraba a alguien mínimamente conocido: nada. Me dispuse a comer rápido y a salir a cubierta.

Me senté con mi bandeja en el extremo de una mesa amplia. Al cabo de unos minutos la mesa estaba llena de jóvenes japoneses. Me concentré en mi comida hasta que escuché algo parecido a from. Levanté la cabeza y contemplé a tres encantadoras japonesas de unos veintitantos años-no tenía experiencia en el cálculo de la edad de los orientales- que me sonreían y señalaban hacia mí repitiendo la palabra. Yo respondí: Spain.
Mi respuesta despertó un gran alborozo, quizá porque entraban en comunicación con un occidental. A partir de ese momento me relajé, me olvidé de la comida y me concentré en intentar entenderme con mis nuevos amigos. Estaba claro que me habían adoptado como mascota.
Esos esfuerzos no siempre fructíferos que se ilustran en las películas entre el colonizador y el indígena fue algo parecido a lo que me ocurrió. Seguí el protocolo, les dije mi nombre, lo intercambiaron con los suyos, nos localizamos geográficamente y salimos a cubierta.

0 comentarios:

Publicar un comentario