Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 8. Golden Gai



Nos dirigimos hasta el cercano santuario Meiji pero en ese momento estaban cerrando. Lo aplazamos para el siguiente día.
Regresamos a nuestro barrio. En la guía local que nos habían entregado y en la Lonely Planet hablaban de una zona que constituía uno de los vestigios del pasado: Golden Gai.
La tarde estaba avanzada. Caminamos por las calles estrechas en cuadrícula. Las que las cortaban eran aún más estrechas: sólo dejaban pasar una persona. Esa cuadrícula formaba unos doscientos establecimientos donde se reunía la bohemia: artistas, cantantes, pintores. En muchos de ellos no se podía entrar sin invitación de un cliente habitual. El interior de algunos era bastante peculiar y nos hubiera gustado tomar una cerveza en ese ambiente.
El barrio surgió tras la Segunda Guerra Mundial. Fue zona de prostitución, actividad que había abandonado. Durante los años 80 sufrió el ataque de la Yakuza, de la mafia japonesa, que pretendía construir en la zona, por lo que incendiaba las construcciones para librarse de los ocupantes y despejar el terreno. La gente del barrio se organizó para vigilar la zona.
Bajamos por un camino entre montones de aparatos de aire acondicionado, a un lado, y construcciones de chapa, en el otro. Daba un poco de miedo. Reinaba el caos, algo inimaginable en este país. Pero los garitos, curiosos, delictivos y cachondos tenían su atractivo. Alguno de los restaurantes merecía la pena.

0 comentarios:

Publicar un comentario