Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El blanco y tenue sortilegio del sol japonés 30. Antiguas relaciones entre España y Japón.


Entre junio de 2013 y julio de 2014 se celebró el "Año dual España-Japón", que conmemoraba el cuarto centenario del envío de la embajada Keicho a España y Roma.
En 1613, año 18 de la era Keicho, de ahí su nombre, el señor feudal Date Masamune, del daimio Sendai, al norte de Edo, que había sido sometido al poder central en 1590, con el permiso del primer shogun Tokugawa, Ieyasu, decidió enviar una delegación a España y Roma con el objetivo de solicitar el establecimiento de relaciones comerciales con Nueva España (México) de la que dependía la colonia de Filipinas. También se solicitaba el envío de misioneros a Japón. La embajada fue encabezada por el samurái Hasekura Tsunenaga y el fraile franciscano español Luis Sotelo. En la década de 1580, el rey Felipe II había recibido a la misión Tensho.
La embajada salió de Sendai el 28 de octubre de 1613 y llegó a España en octubre de 1614. El navío japonés San Juan Bautista había arribado a Acapulco y la misión había atravesado México para volver a embarcarse y atravesar el Atlántico.
En enero de 1615 fueron recibidos en Madrid por Felipe III. Allí fue bautizado Hasekura. La embajada partió para Roma y visitó al Papa Paulo V. Para entonces ya se conocían las persecuciones a cristianos en Japón, por lo que su acogida fue fría.
El samurái y su séquito regresaron a España y se establecieron en Coria del Río, provincia de Sevilla. Una parte de sus habitantes actuales se apellidan Japón. En esa población se puede admirar una estatua erigida a Hasekura.
En 1620, la misión regresó a Japón.
No habrá más relaciones entre ambos países hasta 1868, fecha en que se firmó el primer Tratado de amistad, comercio y navegación entre España y Japón.

0 comentarios:

Publicar un comentario