Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Yo me quedo en casa 49. La coartada perfecta.

Cruce de Shibuja. Tokio.

La coartada perfecta: eso ha sido para muchos padres -y para muchos otros- el primer día de salida de los niños, el domingo. También puede interpretarse que los niños han sacado a sus padres a pasear bajo el paraguas protector del relajamiento del confinamiento para los más pequeños.
Muchos padres han jugado el domingo con más entusiasmo que nunca. Después de varias semanas (siete, si no me falla el recuento) a punto de explotar, han aliviado la presión de muchos hogares. Y, como en otras ocasiones, esa apertura se ha derrochado y se ha abusado de la misma. Seamos condescendientes. Quizá en los próximos días vuelva la sensatez. O ayude a alcanzar el millón de sanciones.
Las instrucciones, debidamente publicadas en el BOE, permiten salir de nueve de la mañana a nueve de la noche, durante una hora y en un recorrido máximo de u kilómetro. Luego vendrá el ritual de limpieza y desinfección.
La información es importante porque es el primer paso hacia la normalización, hacia una regularidad en el uso de la calle. Después vendrán otros pasos de la desescalada que permitan que la vida económica y empresarial se acomode a la nueva realidad. Ya no estaremos encarcelados, aunque habrá que mantener las distancias, los controles, unas mínimas instrucciones de la nueva convivencia. La fecha para ello es el 2 de mayo: podremos salir a pasear y hacer deporte. Va a haber más deportistas que nunca.
Esos pasos llegan cuando el peso de la pandemia se empezaba a notar en mi mente y, según he comprobado al charlar con otras personas, en la de la mayoría de la población. Necesito tomar el sol, dar una vuelta, ver a mi familia y amigos, romper la inercia. Hasta ahora he sido fuerte. Ahora noto la debilidad y necesito renovar mis fuerzas con aire puro. Aunque esté cargado de polen y me haga estornudar. Y me reprendan como un agente contaminante.

0 comentarios:

Publicar un comentario