Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 155. Viking World y la península de Reykjanes.



La última noche nos deparó dos experiencias de signo contrario. La primera, negativa, fue el camping. Al buscar por Google Maps, una herramienta que nos había servido bastante eficazmente, nos mandó a un lugar en donde se podía acampar, aunque carecía de servicios básicos, como baños o zona para lavar los cacharros. Realmente, era una extensión con hierba del parking de Viking World.
Esa fue la experiencia positiva. El elemento esencial del museo a orillas del mar y a pocos cientos de metros de donde debíamos devolver la camper era una réplica exacta de un barco vikingo del siglo IX. El visitante se transformaría en un intrépido marino que surcaría las procelosas aguas del Atlántico Norte en dirección a Norteamérica. El barco era impresionante visto desde abajo, la vela desplegada y los escudos redondos defendiendo la cubierta. Había realizado el viaje a Nueva York con motivo de la celebración del milenio del viaje de Leifur Eiriksson a América. Los indígenas norteamericanos hostigaron a los vikingos, que decidieron abandonar aquellas tierras. El Smithsonian había colaborado en la preparación de la exhibición.
La entrada costaba 1800 coronas y, como reclamo comercial, ofrecían un desayuno buffet por 2500 coronas que permitía además visitar el museo. Y, quizá a alguno, continuar hacia los servicios para completar el aseo matutino.
Como aún nos quedaban un par de horas le propuse a Jose llegar al extremo de la península de Reykjanes. Sobre el mapa, la misma trazaba la forma de una cabeza de rinoceronte. Nuestro objetivo era el cuerno y los pequeños pueblos pesqueros de Gardur y Sandgerdi.

0 comentarios:

Publicar un comentario