Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 147. Un poco de historia de Reikiavik.



Había leído poco sobre Reikiavik, había apuntado algunos lugares, había revisado el plano para situarlos y reconozco que no tenía una idea clara de cómo asumir el recorrido. No lo había preparado convenientemente, así que Jose puso en el móvil el centro de la ciudad y nos dejamos llevar por las amplias carreteras de acceso con más tráfico del que imaginábamos. Veníamos de zonas casi despobladas.
El primer historiador islandés, Ari Thorgilsson, afirma en el Libro del Asentamiento que el primer residente permanente en Islandia, el vikingo Ingólfur Arnarson, se estableció en Reikiavik allá por el siglo IX. Una escultura en el centro de la ciudad honra su hazaña. Durante siglos el lugar continuó siendo un conjunto de granjas. La Bahía Humeante, esa es su traducción, aún tendría que esperar para cobrar importancia.
Ese impulso se lo proporcionó Skúli Magnusson a mediados del siglo XVIII. En el verano de 1751, trece islandeses formaron una corporación para establecer una fábrica de lana y otras innovaciones, según destaca Gunnar Karlsson en su Breve historia de Islandia. Innréttingar, que ese era el nombre de la empresa, obtuvo ayudas de la hacienda danesa. No prosperó el negocio y se fusionó con el de los comerciantes de Reikiavik. Abandonó su actividad entre 1801 y 1803 aunque supuso el germen de la ciudad.
En 1786 se abolió el monopolio comercial impuesto por Dinamarca que asfixiaba a la economía islandesa y se designaron seis centros comerciales con diversos privilegios para el desarrollo económico. El único que sobrevivió fue Reikiavik. El 18 de agosto de 1786 se considera la fecha de su fundación.
Después de los terremotos y la hambruna de 1784, la sede episcopal de Skalholt quedó en ruinas y se decidió su traslado a Reikiavik que también absorbió las responsabilidades del otro obispado histórico, Hólar. Se convertía en el centro religioso del país. También sumó el poder político cuando en 1806 el gobernador decidió trasladarse a su propia casa en Reikiavik abandonando su sede oficial en Bessastadir. A pesar de todo ese progreso, en 1801 aún tenía una población de 307 personas y cinco tiendas.

0 comentarios:

Publicar un comentario