Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Yo me quedo en casa 16. Yo, robot y las opciones de supervivencia.



En la película Yo, robot, basada en la obra de Isaac Asimov del mismo título, el protagonista (Will Smith) describe la experiencia que le condujo a odiar a las máquinas. Un camión embiste a dos coches que arroja a las aguas de un lago. En uno viaja una niña en la pre adolescencia. En el otro, el protagonista. Un robot que pasa por el lugar se arroja a salvarlos. Sólo puede salvar a uno y sus procesadores le indican que la niña tiene un 11% de posibilidades mientras que él está por encima del 40%. Un humano hubiera optado por la más débil, aún con un porcentaje de supervivencia aceptable. Sin embargo, el robot se decide por la opción más viable: la niña muere. Él se salva pero arrastrará de por vida esa culpa y el odio a los robots.
Esa secuencia puede repetirse en este escenario de pandemia en que nos encontramos inmersos con la sanidad a punto de colapsar, las urgencias sobrepasadas e insuficientes medios, como respiradores, mascarillas, guantes y otros equipos sanitarios. Un escenario que nuestros dirigentes nos vendieron como lejano e inimaginable hace escasos días y que se cierne sobre nosotros. ¿Cómo hemos podido llegar a este escenario terrible?
El periódico ABC publicaba una noticia estremecedora: “Los médicos de UCI aconsejan no intubar a mayores de 80 años ni a enfermos con demencia. Los intensivistas proponen aplicar una “medicina de catástrofe” durante la pandemia”. La avalancha de enfermos críticos es la causante de este cuadro dantesco que implica dejar morir a los que menos posibilidades tienen de sobrevivir. Los más jóvenes, los que ofrezcan un mejor estado de salud, gozarán de posibilidades. La ciencia-ficción vuelve a hacerse realidad.
Mi primera impresión es que hemos fallado como sociedad, como organización que debería de cuidar de todos sus elementos, que no abandonará a su suerte a ninguno de sus peones. Sin embargo, sólo los más fuertes se salvarán, tendrán el privilegio de vivir, es el mensaje que arroja esta situación. Al menos no sufrirán ya que se garantizan los cuidados paliativos.
Ésa toma de decisiones va a causar un sobrecogedor problema de conciencia al personal sanitario que tendrá que elegir entre las expectativas de vida. Si es inferior a uno o dos años estarán sentenciados.
Para aliviar ese peso sobre las conciencias han elaborado unas recomendaciones éticas. Como recomendaciones, dejan un margen de interpretación y de decisión. No me gustaría encontrarme en esa situación. Quizá echara de menos al robot que opta al margen de cualquier sentimiento y en base a un algoritmo matemático. Así no habría injerencias en el proceso.
Que la vida dependa de un protocolo es terrible. También, inhumano.

0 comentarios:

Publicar un comentario