Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 139. Hvalfördur y Hvammsvík.



El día amaneció soleado, el cielo limpio, sin una nube. Nuestro objetivo era la cascada Glymur, la más alta de Islandia, de 198 metros. Para alcanzarla fuimos bordeando la costa norte de Hvalfjördur.
El paisaje era de una gran belleza. El brazo de mar se introducía profundamente en el interior limitado por las montañas que parecían haber sido afeitadas hasta la cumbre. En la zona inferior abundaban los árboles, quizás coníferas. El mar estaba en calma.
En los campos de tonos claros pastaban ovejas y caballos. Los caballos permanecían ajenos a nuestro paso, más hacia el interior. Las ovejas parecían más aficionadas a permanecer cerca de la carretera. A veces, tocaba el claxon y salían despavoridas, pero en una ocasión un grupo se metió en la calzada y se puso a correr en una cabalgada extravagante. No tenían intención de salir de la carretera. Reduje la velocidad para evitar algún susto y Jose captó esa imagen de los traseros lanudos de las ovejas en su huida mientras nos reíamos sin cesar.

Poco después alcanzamos una zona con varios depósitos de combustible y unos muelles bastante grandes en forma de T. Nuestra duda era si estaban aún en uso. Esta fue la zona donde los Aliados instalaron una base naval que daba servicio a buques y submarinos.
Hvammsvik fue un importante depósito de municiones durante la Segunda Guerra Mundial, según leímos en un panel informativo. Había también unas instalaciones de recreo para la marinería de los buques mercantes en la isla Hvammsey. No se permitía a las tripulaciones desembarcar al considerarse un puerto donde se podía fondear pero no era un puerto de destino.

Los británicos construyeron una batería antiaérea y unos barracones en Hvammshólar, que luego utilizaron los americanos. La base naval británica estuvo en Hvitanes, con 250 edificios que incluían almacenes, un hospital, tiendas, restaurantes e incluso un cine. Desde aquí se realizaba el mantenimiento de las minas que protegían el lugar y de la barrera antisubmarinos, se reparaban los navíos y se aprovisionaban.
La presencia de los Aliados supuso un impulso a las infraestructuras de la zona. Construyeron carreteras, una pequeña línea férrea, alumbrado de calles, abastecimiento de aguas, alcantarillado. Estas obras eran desconocidas en Islandia, lo que supuso un gran progreso. Hubo unos 25.000 británicos y unos 60.000 americanos. Emplearon a muchos islandeses, lo que sirvió para paliar el paro. La elevación del nivel de vida de los islandeses llevó también una mayor inflación, e incluso, un sustancial encarecimiento de los alquileres. Subió el precio del pescado a la exportación y las ganancias para el país.
Abandonamos la costa y continuamos hacia el interior.

0 comentarios:

Publicar un comentario