Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 127. Borgarnes.


Nuestra idea inicial, tras visitar la península de Snaefellsnes, era tomar la carretera 54 y bajar hasta Borgarnes, uno de los pueblos que aparecía en los mapas de forma más destacada. Su emplazamiento era muy hermoso, en el fiordo Borgarfjördur, cuya parte exterior quedaba dividida de la interior por un impresionante puente. Aunque se consolidó como centro comercial desde 1867, su historia se remontaba a varios siglos atrás ya que hubo un asentamiento en el siglo IX del vikingo Skalla-Grimur y aparecía en la Saga de Egil. A pocos kilómetros se encontraba Borg á Myrum donde se alzó la granja de Skallagrímur Kveldúlfsson, en el lugar donde, según la tradición, fue arrastrado el ataúd de Kveldúlfur  después de ser arrojado al mar.

El pueblo parecía ofrecer todas las comodidades que pudiera ansiar un viajero cansado. Contaba con un museo del Transporte, con vehículos antiguos que hubieran hecho las delicias de Jose, campo de golf, piscina y un camping, todo ello dividido entre la parte alta y la baja del pueblo. Atravesamos la población con cierta ansiedad por llegar y descansar, con lo que tampoco apreciamos los atractivos de la misma y nos encaminamos al camping. Estaba situado frente al mar, pero sus instalaciones se limitaban a una caseta con servicios y un grifo para lavar los utensilios de cocina. Se nos cayó el alma a los pies. Necesitábamos una ducha urgente después de dos días sin poder disfrutarla. Decidimos buscar alternativas.

0 comentarios:

Publicar un comentario