Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 89. Avistando ballenas II.


Nos gustó contemplar la costa y el pueblo desde el mar. Era una perspectiva nueva que no habíamos disfrutado en lo que llevábamos de viaje. Sales del entramado de calles, te alejas y ese mismo mundo cambia ostensiblemente. Te sientes alguien diferente y tu corazón percibe lo mismo de una forma distinta. Ahí estaba el puerto, los edificios, la iglesia, la montaña de exquisito verdor… sin embargo, todo era nuevo.
Charlamos un rato con una joven pareja española, escuchamos diversas explicaciones por megafonía para actualizar nuestros conocimientos de biología marina y luego entramos en un pequeño trance. La gente se acomodó en un lugar fijo, miró al horizonte y dejó de charlar. Hacia la derecha, sobre un cabo, una pequeña construcción de color naranja claro me pareció un faro. Más allá, una isla, un islote, otro cabo, las olas tiñendo de blanco la parte baja de los acantilados.
Al alejarnos más divisamos junto a la torre naranja el edificio gris alargado de los baños termales, que debían gozar de estupendas vistas. Desde allí se precipitaba una fina cascada que rompía la tendencia horizontal del paisaje. Afinando algo más la vista se apreciaba cómo las montañas habían permitido el deslizamiento de otras venas de agua que se precipitaban en la costa.

0 comentarios:

Publicar un comentario