Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 62. Skriduklaustur y Gunnar Gunnarsson.


Gunnar Gunnarsson (1889-1975) fue uno de los escritores islandeses más populares del siglo XX. Hijo de granjeros, a los 17 años ya había publicado dos poemarios. Poco después partió hacia Dinamarca para ampliar sus estudios. En 1912 publicó el primer volumen de una de sus obras de éxito, La familia de Borg. Continuó publicando en danés aunque sus obras siempre estuvieron inspiradas en la historia y las tradiciones islandesas. Regresó a Islandia en 1939. Ya había publicado sus mejores obras: Bienvenidos los simples y Adviento en la montaña. Fue entonces cuando decidió instalarse en esta zona y construir una gran casa junto a los restos de un monasterio benedictino del siglo XVI, erigido poco antes del advenimiento de la Reforma.
La casa albergaba en la actualidad la fundación del escritor. En su momento fue una gran obra arquitectónica que empleó a una gran cantidad de operarios y costó una cifra exorbitante. El diseño corrió a cargo del arquitecto alemán Fritzhöger.

Cuando profundicé un poco más en la figura de Gunnarsson me llamó la atención la conexión que mantuvo con los nazis. Conoció personalmente a Hitler y fue admirado por el Tercer Reich, algo que hubiera devorado la fama y el recuerdo de cualquier escritor. El 15 de noviembre de 2006, la revista Iceland Review publicó un artículo, Hitler in Iceland?, que planteaba la posibilidad de que Hitler se hubiera refugiado en la casa. A finales de la Segunda Guerra Mundial, un soldado americano acompañado por un intérprete islandés se había personado en la mansión para realizar unas pesquisas ya que se había observado un avión alemán sobrevolando la zona y arrojando algo no identificado.
La fundación ofrecía unos apartamentos donde artistas y escritores podían refugiarse para desarrollar sus obras. Me entró una envidia tremenda.
Muy cerca estaba el centro de visitantes, Snaefellsstofa, que exhibía buenas exposiciones. Nos asomamos, pero no entramos.

0 comentarios:

Publicar un comentario