Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 54. Höfn


No realizamos más paradas. Era tarde. Como todos los días apurábamos la jornada. En el camino estaba Skálafell y sus rutas de senderismo, sus cuentos y leyendas, sus fantasmas y espectros. Una de esas rutas conectaba varios glaciares con sus lagunas, como Heinabergsjökull y Heinabergsárlón, o Flaájökull. Era zona de ríos rápidos.
Pasada la zona de Mýrar, rodeamos por el norte Hornafjördur y alcanzamos Höfn, que se encontraba entre ese fiordo y el de Skardsfjördur. Toda la zona ofrecía una barrera en el mar que formaba una especie de albufera larga y estrecha.
El camping estaba bastante bien, en el pueblo y cerca del fiordo oriental.
Höfn era famoso por sus langostas. Se empezó a construir en 1897 cuando se abandonó el antiguo centro comercial de Papós. Lo contemplamos en la distancia.
Tuvimos que cocinar y cenar con cierto frío en la zona exterior de la casa comunal. Después nos tomamos un ron en el interior y trazamos el recorrido del día siguiente. Y recordamos una canción que el escritor islandés Gunnar Gunnarsson puso en boca de sus personajes en Adviento en la montaña:
Camina con reposo y con sosiego
apresúrate firme, pero sin miedo.
Siempre tras la noche llegan los albores
Y pronto desaparecen recelos y temores.

0 comentarios:

Publicar un comentario