Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocarava 48. Hacia Skaftafell.


Pasamos el río Skaftá y a pocos kilómetros apareció Dverghamrar, las “rocas de los enanos”, unas curiosas columnas basálticas. Poco después, entramos en el territorio de otro extenso campo de lava, Skeidarársandur. Cubría 1300 kilómetros cuadrados. El glaciar Skeidarárjökull asomaba hacia el interior, a nuestra izquierda. Era como si hubieran dado orden al hielo para que se parara en seco a tan larga distancia. Las ovejas pastaban la poca vegetación que crecía entre las arenas negras. Las casas se acoplaban junto a la falda de las montañas.
Un pequeño desvío conducía a Lómagnúpur, una antigua granja que en su momento tuvo una capilla y que conservaba algunas casas antiguas, con una espectacular montaña de origen subglaciar. Era como un acantilado varado en el campo de lava. Aquí se sitúa el sueño de Flosi de Svínafell, de la Saga de Njáll, en donde un gigante emergía de esa montaña y recitaba todos los nombres de los que habían participado en el incendio de Njáll y la destrucción de su familia en Bergthórshvoll. La montaña era visible desde la carretera.

0 comentarios:

Publicar un comentario