Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 9. El Círculo Dorado. Thingvellir I.



El primer objetivo de la jornada era el Círculo Dorado, con Thingvellir, Geysir y la cascada Gullfoss. Enfilamos hacia Reikiavik y nos empapamos de esos primeros rayos de luz y de la campiña domesticada. Cerca de la capital la carretera se desdoblaba y el tráfico era más denso. Nos desviamos por la carretera 36 hacia el este. El paisaje nos sedujo de inmediato.
Cerca de Thingvallavatn, el lago natural más grande del país (vatn significa lago), nos apeamos del vehículo para hacer unas fotos. Allí conocimos a Petri y Ángel, de Getafe, una pareja joven y simpática que habían aterrizado el día anterior y ya habían dormido en la autocaravana. Nos regalaron una botella de agua que nos acompañó durante todo el viaje. No volvimos a cruzarnos con ellos. En casi todos los lugares coincidimos con españoles, mucho menos gritones y más educados que en otros destinos.

Thingvellir, que significa los campos del Parlamento, es un lugar cargado de historia en un paisaje precioso. El lago y las montañas encuadran un valle que fue elegido en 930 para las asambleas nacionales que tenían lugar en junio. Aquí se aprobaban leyes y se resolvían pleitos, se concertaban matrimonios, se celebraban torneos y funciones por artistas que venían de todo el país.
El historiador Gunnar Karlsson destaca en Una breve historia de Islandia –de la que tomo buena parte de la información- “la costumbre de los vikingos de reunirse en asamblea para tomar decisiones importantes”. Esa asamblea nacional se denominó Althingi (parlamento).

0 comentarios:

Publicar un comentario