Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 6. Una habitación con incidencias.


El taxi rodeó la base-aeropuerto y nos depositó en los barracones reconvertidos. La recepción estaba atendida por una fornida joven profusamente tatuada en los brazos y un atildado ayudante que era el becario. La joven consultó la pantalla, nos dio la tarjeta y un plano para llegar a nuestro edificio. Después de alguna pequeña confusión alcanzamos el mismo, buscamos el número y abrí la puerta. Para nuestra sorpresa, la luz estaba encendida y en la cama había una pareja. Una señora nos recibió con un grito histérico. Intenté formular una pregunta, absurda sin duda, y la señora volvió a gritar. Salimos con las maletas.
-Me da que se han equivocado-comenté con esta obviedad absurda.
-¿Qué hacemos?
-Quédate aquí y voy a recepción.
Rehice el camino y esperé unos minutos. No había nadie. Instantes después aparecieron la joven y el becario.
-Me temo que nuestra habitación está ocupada. Si ha escuchado a una señora gritar era la de la 102. Espero que no haya llamado a la policía-le dije en inglés.
La joven arrugó el ceño y se concentró en la pantalla, y el becario atildado sonrió al no saber qué más podía hacer. Nos dieron a 209, en el segundo piso, sin ascensor. Estaba muy decente.

0 comentarios:

Publicar un comentario