Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 4. Keflavik o el reciclaje militar.


Los islandeses son especialistas en reciclar instalaciones que han caído en desuso. Un almacén portuario pasa a ser un museo, un antiguo establo una nueva casa de huéspedes. Eso se llama creatividad, innovación, algo que rebosa en los cerebros de estas gentes. Los dos primeros ejemplos los vimos esa primera noche nada más aterrizar.
El aeropuerto internacional de Keflavik, a unos 50 kilómetros de Reikiavik, aprovechó parte de las instalaciones de la base aérea americana que abandonaron los estadounidenses en 2006. El final de la Guerra Fría había eliminado el interés por la misma. Los barracones de la tropa habían sido reconvertidos en viviendas o en hoteles. El nuestro se llamaba, significativamente, Base.
Al inicio de la Segunda Guerra Mundial, la guerra relámpago de Hitler conquistó Dinamarca, que aún retenía las competencias de política exterior de Islandia, que ocupaba un lugar estratégico en el Atlántico Norte, remoto y alejado de la contienda. Su natural neutralidad les llevó a rehusar el ofrecimiento de defensa militar de los británicos. Pero un mes después de la invasión de Dinamarca por los alemanes, el 10 de mayo de 1940, las fuerzas navales británicas ocuparon la isla, según leo en Una breve historia de Islandia, de Gunnar Karlsson.

0 comentarios:

Publicar un comentario