Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 12. Oxarárfoss y la residencia de verano del Primer Ministro.



Los pasos nos llevaron hasta la cascada Öxarárfoss (foss es cascada en islandés) que despeñaba el agua entre las rocas de basalto. El lugar era bastante popular. Las aguas continuaban encajadas entre los abrigos rocosos de una sima.
Bajamos hacia el valle y observamos los imponentes paredones pardos, la bandera islandesa ondeando con orgullo. Penetramos en una zona de simas provocadas por la actividad tectónica y de nombres tan peculiares la Sima que Arde (Brennugjá), la de las Monedas (Peningagjá), Flosagjá o Nilulásargjá. Algunas formaban peculiares piscinas naturales. La lava petrificada daba carácter al paisaje. Algo más lejos, el vapor delataba aguas termales.

La iglesia Thingvallakirkja era una de las más antiguas del país. La original databa del siglo XI, poco después que se decidiera en este mismo lugar la conversión de los islandeses al cristianismo, permitiendo los cultos tradicionales. La actual era de 1859. Era sencilla, con cubierta a dos aguas de color verde y una torreta apuntada. En nuestro recorrido encontramos muchas otras de una configuración similar. En el cementerio reposaban los poetas de la época de la independencia, según informaba la guía, Jónas Hallgrímsson y Einar Benediktsson.
A unos pasos estaba otra construcción sencilla que constituía la residencia de verano del primer ministro, Thingvallabher. También la ocupaban los vigilantes del parque.
De regreso, observamos las bases de piedra de las budir o casetas que se utilizaron para las construcciones temporales que se levantaron durante las sesiones del Althingi.
En la cafetería del centro de información compramos unos bocadillos y nos los comimos en una mesa de madera con vistas al paisaje histórico.

0 comentarios:

Publicar un comentario