Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Una saga islandesa en autocaravana 13. La época del Asentamiento.



Resulta extraño considerar que Islandia fue una isla deshabitada durante siglos, hasta la llegada de los vikingos hace unos 1100 años, según confirmo en la guía y en la Breve historia de Islandia, de Gunnar Karlsson. El asentamiento de monjes irlandeses antes de esas fechas no ha quedado demostrado convenientemente.
Según Karlsson, esa emigración fue posible cuando los vikingos fueron capaces de construir barcos que soportaran las travesías por las peligrosas aguas del Atlántico Norte. Esas embarcaciones eran conocidas como knörr. Al contemplarlas, reconozco la valentía de quienes optaban por subir a ellas buscando nuevas tierras o huyendo de los conflictos políticos de Noruega. Ésas parecen ser las motivaciones de aquellos viajes.
Allí viajaron gentes mayoritariamente de Noruega. También vikingos establecidos en las islas Británicas, de otros lugares de Escandinavia e, incluso, de origen irlandés. Viajaban con sus esclavos y quizá con sus esposas, de origen celta, según el escritor islandés.
Aquellos tiempos se denominan la época del Asentamiento, que se sitúa entre 870 y 930. Aunque el primer historiador islandés Ari el Sabio no determina las fechas en el Libro de los islandeses, afirma que esa fase duró seis décadas. Los geológicos avalan esa cronología. Para Ari el primer residente permanente fue Ingolfur Arnarson, que se estableció en Reikiavik.
Aquellos aguerridos vikingos se lanzarían décadas después, hacia 980, a la búsqueda de nuevas tierras, alcanzando Groenlandia, la península del Labrador y Terranova. A la primera llegó Erik el Rojo hacia el 985. Su hijo Leif el Suertudo saltó al continente americano. No llegaron a establecerse en Norteamérica por el conflicto con los indígenas americanos. Aquellas exploraciones cesaron hacia el 1020.

0 comentarios:

Publicar un comentario