Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 36. El Baile de los Enanos.



El momento más deseado llega con la noche: el Baile de Los Enanos. Es un baile con ironía, tradición y simbolismo. Algo lo rodea de misterio. Comentan que es una reminiscencia de los actos del Corpus y de los bailes que emprendían en la procesión enanos y gigantes. Mi impresión es que ha rebasado ese primer significado por otro más complejo.

De un cajón cubierto con una tela oscura sale en perfecta formación un grupo de veinticuatro aristócratas vestidos de levita. La cabeza la cubren las chisteras, los hombros, las capas. Son de otra época. Recitan sus versos con cadencia, como salmodiando. Se introducen nuevamente en su refugio y salen transformados en curiosos enanos de cabeza enorme y un gigantesco sombrero a lo Napoleón. Es la imagen en neón que ilumina las calles. Las pelucas blancas y los bigotes amplios les dan un aspecto gracioso. Empiezan a bailar, a dar saltos, a realizar gestos grotescos e impúdicos. Se mofan pero transmiten algo que se escapa.

Continuarán por las calles, prolongarán hasta el amanecer.



0 comentarios:

Publicar un comentario