Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 35. Fiestas Lustrales.



Al menos una vez cada cinco años regresan a casa y se junta la familia. La ocasión son las Fiestas Lustrales. La bajada de la Virgen, el Baile de Los Enanos, los bailes y las atracciones colman las calles. Tanto que tendremos que aparcar bastante lejos.

Personas y fachadas se engalanan. Las mujeres lo hacen con vistosas pamelas que compiten en llamar la atención. Las combinan con atractivos trajes de cocktail. Las observamos y pensamos que van a las carreras de Ascot, pero en verano. Beby nos comenta sobre esas tradiciones. Un toque inglés viste la calle. Las fuerzas vivas se agolpan a la puerta del Ayuntamiento. Los uniformes de gala son otro de los ritos.

Los balcones exhiben tapices orgullosos. Los escudos dan fe del abolengo de quienes los cuelgan para deleite de los viandantes. Los banderines cuelgan de las farolas. De los cuellos de las mujeres, collares. Del pecho de los hombres, condecoraciones.

La Virgen será solemnemente bajada desde su santuario hasta la Iglesia del Salvador, donde será venerada. No faltará ritual al viaje de vuelta.

Es difícil encontrar un lugar donde comer o cenar, donde tomar una cerveza a la hora del aperitivo o una copa por la noche. Todo el mundo inunda las calles, todo el mundo se conoce, todo el mundo se saluda continuamente.

0 comentarios:

Publicar un comentario